900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Apuntes para la vida: Un final Feliz

La alegría de la fe en Cristo, no es un autoengaño o puro sentimentalismo, sino que está basada en los hechos históricos de la vida de Jesús y en su resurrección según la carne. Sucedió, que el drama del Calvario quedó en silencio cuando el cuerpo destrozado del crucificado fue sepultado en una “tumba nueva” (Jn 19,41). ¡Parecía todo acabado!

Sin embargo, el testimonio de los apóstoles y de las mujeres nos relatan que el sepulcro se lo encontraron vacío: “¿por qué busquéis entre los muertos al que vive?” (Lc 24,5). Fue entonces, cuando aquellos discípulos incrédulos, se acordaron de la veces que el Señor les decía de que: “Él había de resucitar de entre los muertos” (Jn 20,9). Ellos se llenaron de alegría al ver al Resucitado, fueron enviados a comunicar ese gozo salvador a los hombres, anunciándoles la paz y el perdón de los pecados (cf. Jn 19,12-23). 

Desde aquellos albores del cristianismo, la muerte no es la última palabra de la historia. Aquel final feliz marca la vida del hombre, cuyo destino no es la nada, sino la felicidad de la vida eterna. Una esperanza nueva entró en el mundo cuyo rostro es la alegría perfecta, la cual no es producto del estado de ánimo, ni de la salud, ni de ninguna otra cosa humana, sino de haber visto y creído a un Dios que no se quedó en la cruz, sino que su humanidad crucificada ha sido glorificada por Dios Padre. Por eso mismo, el Papa Francisco nos pone en aviso de que a veces “hay cristianos cuya opción parece ser la de una Cuaresma sin Pascua” (EG 6).

Los relatos de la Resurrección revelan esta alegría especial. Es el cumplimiento de la promesa que hiciera el Maestro la noche de la última Cena: “os daré una alegría que nadie os podrá quitar” (J 16,23). No fue algo que pertenece al pasado, sino que se realiza y actualiza hasta el final de los tiempos. Es el signo fecundo del discípulo misionero: “No hay razón para que alguien piense que esta invitación no es para él, porque nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor” (Francisco, EG 3). 

 

Modificado por última vez en Viernes, 28 Abril 2017 10:00

Volver
facebook_page_plugin