900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Apuntes para la vida: Fue un Trabajador Destacado

El trabajo constituye una dimensión fundamental de la existencia humana sobre la tierra. Dios Creador es el primer “trabajador” que edificó el cielo y la tierra, modelando al hombre a “su imagen y semejanza” (cf. Gn 2, 1-3. 7; 3,7). Desde el principio el trabajo es un don de Dios, un bien de la persona y lleva consigo el signo de la debilidad. Una vida sin trabajo se corrompe y en el trabajo el hombre se “hace mas hombre”.

El mismo Jesús es conocido entre sus compatriotas como “el artesano” (Mc 6,3). Vivió y trabajó en Nazaret, allí conoció los oficios propios de su época. En su predicación utilizará frecuentemente imágenes, parábolas y comparaciones sacadas de las profesiones que se daba en su entorno cultural. La predicación de la primitiva Iglesia, introduce en el mundo antiguo una concepción moral del trabajo. Frente a falsos espiritualismos, san Pablo exhorta repetidas veces a ganarse el pan de cada día “trabajando disciplinadamente” (2Tes 3,10-12). Así sucede en toda la tradición cristiana, donde se denuncia la ociosidad, la pereza, la negligencia laboral como faltas o pecados que se deben corregir.

Un trabajo digno debe ser el medio ordinario para la sustentación personal y familiar. Es el espacio habitual de la santificación de los seguidores del “Carpintero”, y donde se pone en practica las virtudes humanas y cristianas. Sin embargo, es una tentación continua el excesivo celo por el trabajo, que frecuentemente suplanta los deberes con el hogar y con los demás: “no solo de pan vive el hombre” (Mt 4,4).

La moderna organización del trabajo está muy lejos de estos principios de la primacía de la persona sobre el capital. Desgraciadamente el sistema laboral está en manos de grandes organizaciones que “divinizan el mercado”. Como consecuencia tenemos la lacra del desempleo, los bajos salarios, la incompatibilidad laboral con la vida familiar, la esclavitud del trabajo infantil, etc. Estamos en un momento difícil de la historia donde se necesita creatividad, prudencia y un rearme moral. Porque como ya dijo san Juan Pablo II: “hay algo que no funciona y concretamente en los puntos más críticos y de mayor relieve social” (Laborem exercens 18).

Modificado por última vez en Miércoles, 03 Mayo 2017 11:49

Volver
facebook_page_plugin