900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Semana

Palabras del Papa antes del Ángelus

09 de febrero de 2020

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En el Evangelio de hoy (cf. Mt 5,13-16), Jesús dice a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra. […]. Vosotros sois la luz del mundo” (vv. 13.14). Utiliza un lenguaje simbólico no tanto para dar una definición del discípulo, sino para indicar a aquellos que pretenden seguirlo algunos criterios para vivir  su misión en el mundo.

Primera imagen: sal. La sal es el elemento que da sabor y que conserva y preserva los alimentos de la corrupción. Por lo tanto, el discípulo está llamado a mantener alejados de la sociedad los peligros, los gérmenes corrosivos que contaminan la vida de las personas. Se trata de resistir al pecado, a la degradación moral, siendo testigo de los valores de la honestidad y fraternidad, sin ceder a las tentaciones mundanas del arribismo, del poder y la riqueza. Es “sal” el discípulo que, a pesar de los fracasos diarios, que todos nosotros tenemos, se levanta del polvo de sus propios errores, comenzando de nuevo con coraje y paciencia, cada día, buscando el diálogo y el encuentro con los demás. Es “sal” el discípulo que no busca el consenso… y los elogios, sino que se esfuerza por ser una presencia humilde y constructiva, en fidelidad a las enseñanzas de Jesús, que vino al mundo no para ser servido, sino para servir. Y de esta actitud hay tanta necesidad!

La segunda imagen que Jesús propone a sus discípulos es la de la luz: “Tú eres la luz del mundo”. La luz disipa la oscuridad y nos permite ver. Jesús es la luz que ha disipado la oscuridad, pero aún permanece en el mundo y en los individuos. Es la tarea del cristiano dispersarlas, haciendo brillar la luz de Cristo en medio de nosotros y proclamando su Evangelio. Es una irradiación que también puede provenir de nuestras palabras, pero debe provenir principalmente de nuestras “buenas obras” (v. 16). Un discípulo y una comunidad cristiana son luz en el mundo cuando dirigen a los demás hacia Dios, ayudando a cada uno a experimentar su bondad y su misericordia. El discípulo de Jesús es luz cuando sabe cómo vivir su fe fuera de los espacios confinados, cuando ayuda a eliminar prejuicios, calumnias y a llevar la luz de la verdad a las situaciones arruinadas por la hipocresía y la mentira. Hacer luz, pero no es mi luz, es la luz de Jesús, nosotros somos instrumentos para que  la luz de Jesús llegue a todos.

Jesús nos invita a no tener miedo de vivir en el mundo, incluso si a veces hay condiciones de conflicto y pecado. Frente a la violencia, la injusticia y la opresión, el cristiano, no puede encerrarse en sí mismo, ni esconderse en la seguridad de su propio recinto; no puede abandonar su misión de evangelización y servicio.

Jesús en la última cena, pidió al Padre de no quitar a los discípulos del mundo, de dejarlos allí en el mundo y de custodiarlos del espíritu del mundo.  La Iglesia se gasta a sí misma con generosidad y ternura para los pequeños y los pobres, esto es su luz, la sal, aquí se escucha el grito de los últimos y de los excluidos, porque es consciente de ser una comunidad peregrina, llamada a prolongar en la historia la presencia salvadora de Jesucristo.

Que la Santísima Virgen nos ayude a ser sal y luz en medio de la gente, llevando a todos, con la vida y la palabra, la Buena Nueva del amor de Dios.

Modificado por última vez en Martes, 11 Febrero 2020 10:36

Volver