Imprimir esta página

SEMANA SANTA EN IRAK

Esta Semana Santa se ha vivido una forma especial, aquí en Bagdad, la visita del Santo Padre a estas tierras de Oriente Medio ha dejado una profunda huella en todos los corazones. El contingente español lo ha vivido en primera persona, una suerte inmensa estar unidos a las intenciones del Papa que ha traído a Irak un mensaje de esperanza y de Paz.

 Esta visita ha sido un motivo para vivir con mayor intensidad esta Semana Santa, empezando durante la cuaresma con la Adoración al Stmo. Sacramento todos los jueves, una mayor participación las Misas Dominicales y diarias, un cine-forum donde todos los viernes se proyectaba una película y después se abría un debate, terminando el viernes de Dolores con la Pasión.

El grupo de confirmación del Tercio Duque de Alba que durante estos últimos meses lleva asistiendo a catequesis han tenido una mayor implicación a la hora de colaborar para tener de una forma solemne y lo más digna posible esta Semana Santa.

Su espíritu legionario, amor a las tradiciones y respeto al Cristo de la Buena Muerte y Ánimas, uno de sus más preciados y emblemáticos signos de fervorosa veneración, les llevo a construir una cruz tamaño natural para la realización del Via Crucis, siendo ellos quien dirigieron cada una de las estaciones y una vez finalizado, rezaron del Credo Legionario el espíritu de la muerte.

  • Adoracion-Cruz-(2)-5
  • Monumento-4
  • Reserva-Stmo-3
  • Via-Crucis1-1
  • Vigilia.jpg-1

Para la realización del Monumento al Santísimo, contamos con la ayuda inestimable del Cabo Emilio Muñoz, sevillano y capillita de la AALOG 21, adoptado por el Tercio Duque de Alba, aquí en Bagdad, quien se ha encargado de vestir y adornar cada celebración.

Han sido días de intenso trabajo para la Force Protection española, aun así, todos han tenido su particular forma de colaborar, desde encontrar palmas para el Domingo de Ramos, hasta la realización de fuego el día de la Vigilia, y al terminar los oficios, cada día, un grupo numerosos quedaban a ver las procesiones grabadas de otros años de cada uno de sus lugares de origen, rememorando y viviendo así, las escenas de la Semana Santa.

Han sido días de oración y silencio acompañando a Jesús Sacramentado, en las diferentes celebraciones han participado militares y personal de la base de todas las nacionalidades, donde se podía ver la unidad de la Iglesia, españoles, canadienses, polacos, filipinos, ingleses, daneses, americanos, italianos, nigerianos, portugueses, franceses, todos bajo un mismo credo, “Corunum et anima una”.