Imprimir esta página

El Arzobispo Castrense en Carranque, Toledo

Finalizado el mes de agosto Monseñor del Rio se ha incorporado a las actividades pastorales del Arzobispado, que comenzó el día 2 de septiembre durante la festividad del Santísimo Cristo de la Fe, patrono de Carranque (Toledo).

Por invitación del párroco, D. Josué García, El Arzobispo Castrense presidió la Misa solemne de las fiestas patronales y que fue concelebrada por el Obispo emérito de Segovia Monseñor D, Ángel Rubio, el párroco de la localidad y arcipreste de la zona y dieciséis presbíteros, entre los que se encontraban algunos capellanes castrenses retirados.

La parte musical de la Misa corrió a cargo del Coro Parroquial “Cristo de la Fe”, bajo la dirección de doña Pilar Escudero, y de la Banda Musical “Villa de Carranque”.

La imagen del Cristo de la Fe, es una obra de la imaginería de los años 40 del siglo XX que en un principio fue llamando Cristo de la Salud y en los años 60 paso a¨su nombre actual que se consolidó gracias al párroco D. Ángel Fernández Morales, Este crucificado es venerado, querido y goza de gran devoción por la larga tradición que en el pueblo se ha mantenido alrededor de los crucificados tales como :”el Cristo de los Pobres”, “el Cristo de las Indias”…

El Cristo de la Fe tiene dos salidas solemnes a lo largo del año, una el jueves Santo y otra en su fiesta, la tarde del primer viernes de septiembre.

En su homilía, el Arzobispo desarrolló el tema: ”El Cristo de la Fe, fuente de la misericordia divina”. En un primer momento destacó que la redención de la muerte y el pecado nos viene porque el que muere en la cruz no es un ajusticiado más de la historia, sino el Hijo de Dios, el verbo encarnado, la segunda persona de la Santísima Trinidad. En un segundo momento, el prelado destacó que con el lecho representado en los dos maderos de la cruz se representan las obras de misericordia espirituales y corporales. Finalizó con el convencimiento de que únicamente con la confesión de fe en Jesucristo que es hombre y Dios se pueden realizar estas obras de caridad, perdón, reconciliación y misericordia.

Finalizada la santa Misa D: Juan departió un rato con toda la feligresía en la plaza del pueblo y más tarde tuvo una convivencia con los sacerdotes concelebrantes.

  • Foto_1
  • Foto_11
  • Foto_12
  • Foto_2
  • Foto_5
  • Foto_7
  • Foto_8
  • Foto_9