Imprimir esta página

En las tierras de Omán también nace el Salvador

En el marco de la Operación Atalanta a bordo de la fragata “Victoria” se ha celebrado la Navidad este año en el puerto de Duqm, Omán. La dotación de la “Victoria” después de 3 meses navegando por la aguas del Índico hizo escala para tomar un descanso y celebrar estas fiestas tan señaladas y emotivas. 

La Navidad no tiene lugar imposible donde se celebre porque el Emmanuel ha nacido para todos. La fiesta transcurrió de modo rutinario, pero con mucha carga emocional debido a la lejanía de nuestras familias en momentos sacrificados para todos. 

El 24 de diciembre se prepararon el buque y su dotación para celebrar la nochebuena; no faltó la competición de futbol entre las distintas unidades del barco, así como la preparación en el muelle para tan emotiva cena. Por la tarde, al recibir el ocaso y después del arriado de bandera, celebramos la misa de nochebuena en la cubierta de vuelo, a la que asistió un gran número de fieles. 

El día después, 25 de diciembre, nos hicimos de nuevo a la mar y surcando las aguas del sur de la península arábiga celebramos a bordo la fiesta del día de navidad, que por la tarde culminó con la misa en la cubierta 02 a resguardo del viento que soplaba por babor; con el ocaso de fondo, para despedir al Dios hecho hombre que una vez más vino a nuestras vidas. 

El domingo 26, con el régimen de “festivo en la mar”, también celebramos el día de la Sagrada Familia. Un domingo más, un día menos para llegar; una Navidad más de muchas tantas que muchos llevan alejados de sus hogares. Algunos llevan 6 o 7 navidades sin sus hijos, otros, los más jóvenes y modernos, la primera alejados de sus parejas. 

Esto es la mar, te da y te quita. Te lleva y te trae. Pero siempre y en cualquier lugar la Luz que vino a los hombres resplandece cada Navidad en esta pequeña familia de marinos que pasan sus días añorando el calor del hogar.

  • 1-Foto-01
  • 1-Foto-02
  • 1-Foto-03
  • 1-Foto-04