900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Desde el Arzobispado Castrense se informa que la publicacion del Boletin Eclesiastico de esta diocesis, se realizará desde el 2018 en formato digital, el cual podra ser consultado online o descargado.

 

Boletín Eclesiastico del Año 2019

Boletín Eclesiastico del Año 2018. PDF

Boletín Eclesiástico del Año 2016-2017 PDF

Boletín Eclesiastico del Año 2013-2015. PDF

 

En esta jornada dominical del 15 de noviembre de 2020, el Señor Arzobispo Castrense ha presidido la Santa Misa, acompañado por el Secretario General de la diócesis en la Iglesia Catedral Castrense.

Palabras antes del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En este penúltimo domingo del año litúrgico, el Evangelio nos presenta la famosa parábola de los talentos (cf. Mt 25, 14-30). Forma parte del discurso de Jesús sobre los últimos tiempos, que precede inmediatamente a su pasión, muerte y resurrección. La parábola —la hemos escuchado— cuenta de un rico señor que debe partir y, previendo una larga ausencia, encomienda sus bienes a tres de sus siervos: al primero le encomienda cinco talentos, al segundo dos, al tercero uno. Jesús especifica que la distribución se hace “según la capacidad de cada uno” (v. 15). Así hace el Señor con todos nosotros: nos conoce bien, sabe que no somos iguales y no quiere privilegiar a nadie en detrimento de otros, sino que encomienda a cada uno un capital de acuerdo con sus capacidades.

Durante la ausencia del amo, los dos primeros siervos se esforzaron hasta el punto de duplicar la suma que se les había encomendado. No así el tercer siervo, que esconde su talento en un hoyo: para evitar peligros, lo deja allí, a salvo de los ladrones, pero sin hacerlo fructífero. Llega el momento del regreso del amo, que pide cuentas a sus siervos. Los dos primeros presentan el buen fruto de sus esfuerzos; han trabajado, y el amo los elogia, los recompensa y los invita a participar en su fiesta, en su alegría. El tercero, sin embargo, al darse cuenta de que está en falta, inmediatamente empieza a justificarse diciendo: «Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste, por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento bajo tierra; aquí tienes lo que es tuyo» (vv. 24-25). Se defiende de su pereza acusando a su amo de ser “duro”. Esta es una costumbre que también nosotros tenemos: muchas veces nos defendemos acusando a los demás. Pero ellos no tienen la culpa, la culpa es nuestra, el defecto es nuestro. Y este siervo acusa a los demás, acusa al amo, para justificarse. A menudo también nosotros hacemos lo mismo. Entonces el amo le recrimina: le llama siervo “malo y perezoso” (v. 26); hace que le quiten su talento y lo echen de su casa.

Esta parábola vale para todos, pero, como siempre, especialmente para los cristianos. También hoy es muy actual, hoy que es la Jornada de los Pobres, en la que la Iglesia nos dice a los cristianos: “Tiende la mano al pobre, tiende tu mano al pobre”. No estás solo en la vida, hay gente que te necesita; no seas egoísta, tiende la mano al pobre.

Todos hemos recibido de Dios un “patrimonio” como seres humanos, una riqueza humana, del tipo que sea. Y como discípulos de Cristo, también hemos recibido la fe, el Evangelio, el Espíritu Santo, los sacramentos, y tantas otras cosas. Estos dones hay que emplearlos para hacer el bien, el bien en esta vida, como servicio a Dios y a los hermanos. Y hoy la Iglesia te dice, nos dice: “Utiliza lo que te ha dado Dios y mira a los pobres. Mira, hay muchos, también en nuestras ciudades, en el centro de nuestra ciudad, hay muchos. ¡Haz el bien!”.

A veces pensamos que ser cristianos es no hacer el mal. Y no hacer el mal es bueno. Pero no hacer el bien no es bueno. Tenemos que hacer el bien, salir de nosotros mismos y mirar, mirar a quienes tienen más necesidad. Hay mucha hambre, incluso en el corazón de nuestras ciudades, y tantas veces entramos en esa lógica de la indiferencia: el pobre está ahí y miramos para el otro lado. Tiende tu mano al pobre: es Cristo. Sí, algunos dicen: “Estos sacerdotes, estos obispos que hablan de los pobres, de los pobres… ¡Nosotros queremos que nos hablen de la vida eterna!”. Escuchad, hermano y hermana, los pobres están en el centro del Evangelio. Es Jesús quien nos ha enseñado a hablar a los pobres, es Jesús quien ha venido por los pobres. Tiende tu mano al pobre. Has recibido muchas cosas, ¿y dejas que tu hermano, tu hermana, muera de hambre?

Queridos hermanos y hermanas, que cada uno diga en su corazón esto que Jesús nos dice hoy, que repita en su corazón: “Tiende tu mano al pobre”. Y Jesús nos dice otra cosa: “Sabes, el pobre soy yo”. Jesús nos dice esto: “El pobre soy yo”.

La Virgen María recibió un gran don: Jesús; pero no se lo guardó para sí misma sino que se lo dio al mundo, a su pueblo. Aprendamos de ella a tender la mano a los pobres.

Novena a las Ánimas Benditas del Purgatorio

En los primeros días del mes de noviembre, la Real Parroquia Castrense del Santo Ángel Custodio, establecida provisionalmente en la iglesia de Santa Catalina de Cádiz, ha celebrado devota novena en sufragio de las ánimas del Purgatorio. Dicha novena dio comienzo el 2 de noviembre, conmemoración de los fieles difuntos.

Tras la recepción el pasado 4 de noviembre de 2020  del Libello de petición para la apertura de la instrucción diocesana del proceso canónico sobre hecho presuntamente  milagroso atribuido a la intercesión del Beato Marcelo Spínola y Maestre, Cardenal Arzobispo de Sevilla, firmado por el Postulador de la Causa Padre Alfonso Ramírez Peralbo, OFM.Cap. el Arzobispo Castrense, aceptando el mismo, ha procedido en la mañana de hoy 10 de noviembre de 2020 a la designación del correspondiente Tribunal constituido por los siguientes: 

“Misión Baluarte”

Publicado en Tribuna del Diario ABC el 28 de octubre del 2020.
Alberto Gatón Lasheras, Capellán de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE).

“La guerra implica un peligro, y, en consecuencia, el valor es, sobre todas las cosas, la primera cualidad que debe caracterizar a un combatiente”. Von Clausewitz, “De la guerra”.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En la página evangélica de hoy (cfr. Mt 22, 34-40), un doctor de la Ley pregunta a Jesús cuál es “el mandamiento mayor” (v. 36), es decir el mandamiento principal de toda la Ley divina. Jesús responde sencillamente: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” (v. 37). Y a continuación añade: “El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (v. 39).

El Arzobispo Castrense de España, D. Juan del Río, ha presidido en la mañana de hoy las actividades organizadas con motivo de la festividad de San Juan de Capistrano, patrón de los capellanes. La celebración ha respetado en todo momento las normas sanitarias vigentes para afrontar la pandemia del COVID-19

El «Granero de José»: Ayuda a familias necesitadas

En el mes de mayo, a iniciativa de nuestro presidente Monseñor Don Juan del Rio, se puso en marcha el proyecto para crear un fondo de emergencia llamado “El Granero de José”. La finalidad era atender las necesidades básicas de personas y familias – especialmente dentro del ámbito del Arzobispado Castrense – que se vieran afectadas por las consecuencias derivadas de la pandemia COVID-19. Cáritas Castrense se ha volcado en atender esas necesidades sin olvidar los programas de atención a personas mayores o con discapacidad.

Dios saca bien de toda situación

Homilía del Arzobispo Castrense. 18 de cotubre de 2020. 

Este domingo del XXIX tiempo ordinario, dia del Domund, hemos celebrado la misa mayor con el Sr. Arzobispo castrense de España. En la cual, hemos recordado primeramente en la introducción la necesidad de la caridad en la Iglesia, y del sostenimiento económico de las múltiples labores sociales que ejerce la iglesia...labor en la educación, cuidado de enfermos etc...

Página 5 de 158
Volver