free joomla extensions

        

 900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

21/10/2023 - Sábado de la 28ª semana de Tiempo Ordinario.

1ª lectura: Apoyado en la esperanza, creyó, contra toda esperanza.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 4, 13, 16-18
Hermanos:

No por la Ley sino por la justicia de la fe recibieron Abrahán y su descendencia la promesa de que iba a
ser heredero del mundo.
Por eso depende de la fe, para que sea según gracia; de este modo, la promesa está asegurada para
toda la descendencia, no solamente para la que procede de la ley, sino también para la que procede de
la fe de Abrahán, que es padre de todos nosotros. Según está escrito: «Te he constituido padre de muchos
pueblos»; la promesa está asegurada ante aquel en quien creyó, el Dios que da vida a los muertos y llama
a la existencia lo que no existe.

Apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza que llegaría a ser padre de muchos pueblos, de
acuerdo con lo que se le había dicho:

«Así será tu descendencia».

Salmo: Sal 104, 6-7, 8-9, 42-43

R. El Señor se acuerda de su alianza eternamente.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R.

Porque se acordaba de la palabra sagrada
qué había dado a su siervo Abrahán.
Sacó a su pueblo con alegría,
a sus escogidos con gritos de triunfo. R.

Aleluya Jn 15, 26b. 27a

R. Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí - dice el Señor -;
y vosotros daréis testimonio. R.

 

Evangelio: El Espíritu Santo os enseñará en aquel momento lo que tenéis que decir.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 12, 8-12

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Todo aquel que se declare por mí ante los hombres, también el Hijo del hombre se declarará por él ante
los ángeles de Dios, pero si uno me niega ante los hombres, será negado ante los ángeles de Dios.

Todo el que diga una palabra contra el Hijo del hombre podrá ser perdonado, pero al que blasfeme contra
el Espíritu Santo no se le perdonará.

Cuando os conduzcan a las sinagogas, ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis de cómo
o con qué razones os defenderéis o de lo que vais a decir, porque el Espíritu Santo os enseñará en aquel
momento lo que tenéis que decir».

Volver