free joomla extensions

        

 900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cuaresma 11 de marzo de 2022

 ¡Cuánta paz necesitamos! ¡Cuánto necesitamos reconciliarnos! La paz.

No como ausencia de guerra, sino como presencia del amor de Dios entre nosotros.

En la Parroquia Castrense de Plaza de Zaragoza y en unidades adscritas, comenzamos la Cuaresma de este año 2022, con oración, penitencia y caridad.

MIERCOLES DE CENIZA

Durante el Miércoles de Ceniza, se comenzó a las 7:15 y 10:00 horas con la imposición de la Ceniza en la Base San Jorge, en la Capilla de la Brigada Aragón. Se continuó en la Capilla del Hospital General de la Defensa de Zaragoza, a las 11:00 horas. Terminando en la Iglesia de San Fernando con la celebración de la imposición a las 12:30 y 19:00.

En todas las celebraciones contó con numerosa asistencia de feligresía.

Cuaresma 10 de marzo de 2022

A veces no vemos frutos, no llega lo que pedimos... y llega el desánimo en nuestra oración.

¡Confía! Deja tus preocupaciones en manos de Dios: Él atiende siempre nuestra llamada. 

FE Y CIENCIA: CONFERENCIA CUARESMAL EN EL H. GOMEZ ULLA

Como médico de este Hospital Central de la Defensa Gomez Ulla quiero expresar mi más sincero agradecimiento a nuestro Páter D. Antonio Sánchez por haber tomado la iniciativa tan acertada de organizar en este Centro una conferencia cuaresmal sobre la pasión del hombre de la sábana santa. El evento se llevó a cabo en el salón de actos, a última hora de la mañana con la asistencia de un nutrido personal del mismo.

Adoracion a la Cruz. 18 de marzo de 2022

Cuaresma 9 de marzo de 2022

También en cuestiones de fe podemos tener nuestras rachas de crisis.

Para superarlas, aprende a ver el rostro de Cristo en quienes te rodean, en sus acciones generosas.

En cada acto de misericordia, ahí está el Señor. 

Política de Cookies

Política de Cookies

La presente política de cookies tiene por finalidad informar de manera clara y precisa sobre las cookies que se utilizan en este sitio web de Cáritas.

 
¿Qué son las “cookies” y cuál es la utilidad de las cookies?

Las cookies son archivos de texto que contienen pequeñas cantidades de información que se descargan en el dispositivo del usuario y que se utilizan habitualmente cuando visitas un sitio web. Su finalidad principal es, por un lado, reconocer al usuario cada vez que accede a www.caritas.es/castrense y, por otro lado, conocer sus hábitos de navegación con el fin de mejorar la usabilidad de nuestra web.

Deber de informar y de obtener consentimiento en relación con el uso de cookies.

De acuerdo con lo dispuesto en la legislación vigente, en cualquier página web que utiliza cookies se ha de facilitar información clara y completa sobre su finalidad, siendo obligatorio obtener el consentimiento expreso de los usuarios antes de la descarga de las mismas, salvo en relación con las llamadas “cookies exceptuadas” sobre las que NO es necesario obtener consentimiento. Las cookies exceptuadas incluyen:

  • Cookies técnicas: son las que permiten al usuario la navegación a través de una página web, plataforma o aplicación y la utilización de las diferentes opciones o servicios que en ella existan como, por ejemplo, controlar el tráfico y la comunicación de datos, identificar la sesión, acceder a partes de acceso restringido, recordar los elementos que integran un pedido, realizar el proceso de compra de un pedido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación, almacenar contenidos para la difusión de videos o sonido o compartir contenidos a través de redes sociales.También se incluyen en esta categoría las cookies que permiten obtener información para realizar una gestión eficaz del diseño publicitario desde un punto de vista estrictamente técnico.
  • Cookies de personalización: son las que permiten al usuario acceder al servicio con algunas características de carácter general predefinidas en función de una serie de criterios en el terminal del usuario como por ejemplo serían el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede al servicio, la configuración regional desde donde accede al servicio, etc.Ejemplos de cookies exceptuadas son las cookies de sesión (que expiran cuando el usuario cierra el ordenador) y entrada del usuario, cookies de autenticación, cookies de seguridad, cookies de sesión de reproductor multimedia, cookies de sesión para equilibrar la carga, cookies de personalización de la interfaz de usuario y cookies de complemento (plug-in) para intercambiar contenidos en redes sociales.El uso del resto de las cookies –es decir, las no exceptuadas- implica el deber de informar y de obtener el consentimiento expreso del usuario previo a su descarga.
¿Cuáles son las cookies no exceptuadas de las cuales se tiene que informar y obtener el consentimiento expreso?

Las cookies se pueden clasificar atendiendo a distintos criterios. Desde el punto de vista legal, y tal y como se ha explicado en el apartado anterior, existen cookies exceptuadas y no exceptuadas.

Otros criterios de clasificación atienden al tipo de gestión de las cookies (propias o de terceros), tiempo de activación (cookies de sesión y cookies permanentes) o tipo de finalidad.

La clasificación de las cookies no exceptuadas atendiendo a la finalidad es especialmente relevante. Desde este punto de vista, las cookies no exceptuadas pueden ser:

  • Cookies analíticas: Son aquellas que, bien tratadas por el titular del sitio, o por terceros, permiten al responsable realizar mediciones de la actividad de los usuarios en el sitio web con fines estadísticos.
  • Cookies de publicidad comportamental: Son aquellas que permiten la gestión más eficaz posible de los espacios publicitarios que, en su caso, se hayan incluido en una página web, aplicación o plataforma desde la que presta el servicio solicitado. Estas cookies almacenan información del comportamiento de usuarios obtenida a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación, lo que permite desarrollar un perfil específico para mostrar publicidad en función del mismo.
  • Cookies de complementos: Las cookies utilizadas por complementos de proveedores externos de contenido son necesarias para que el usuario pueda acceder a contenidos o servicios previamente solicitados que son proporcionados por terceros proveedores tales como visualización de vídeos alojados en Youtube, ubicaciones geográficas en Google Maps, conexión con redes sociales, etc. Estas cookies se rigen por lo dispuesto en las respectivas políticas de cookies de los proveedores externos.Al hacer click en los complementos de las redes sociales incluidos en este sitio web de CÁRITAS tu navegador se conectará con el servidor de la red social correspondiente. El proveedor de la red social sabrá que visitaste nuestro sitio web antes de ir al sitio de la red social. Si estás registrado y has iniciado sesión en la red social correspondiente, tu visita también puede vincularse a tu cuenta de usuario. Para obtener más información sobre esto, consulta las especificaciones de protección de datos del Proveedor de la red social correspondiente. Si no deseas que un Proveedor de red social recopile información sobre ti mediante nuestro sitio web, tienes que desactivar los complementos en tu navegador web. Si deseas evitar que se genere una vinculación con tu cuenta de usuario actual, debes cerrar la sesión en la página web de la red social antes de visitar nuestro sitio web.
¿Cómo configurar las cookies o cómo se deshabilitan?

Puedes permitir, bloquear o eliminar las cookies técnicas instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador que esté utilizando:

Si utilizas Microsoft Internet Explorer, en la opción de menú Herramientas > Opciones de Internet > Privacidad > Configuración. Para saber más visita: https://support.microsoft.com/en-us/help/17442/windows-internet-explorer-delete-manage-cookies

Si utilizas Mozilla Firefox, en la opción de menú Herramientas > Opciones > Privacidad > Cookies. Para saber más visita https://support.mozilla.org/es/kb/habilitar-y-deshabilitar-cookies-sitios-web-rastrear-preferencias

Si utilizas Chrome, en la sección de Opciones > Opciones avanzadas > Privacidad. Para saber más visita: http://support.google.com/chrome/bin/answer.py?hl=es&answer=95647

Si utilizas Opera, en la opción de Seguridad y Privacidad, podrás configurar el navegador. Para saber más visita: http://www.opera.com/help/tutorials/security/cookies/

Si utilizas Safari puedes configurar el navegador en: http://support.apple.com/kb/ph5042

Para deshabilitar las Cookies Analíticas, pincha en el siguiente enlace: https://tools.google.com/dlpage/gaoptout?hl=es

Asimismo, puedes oponerte al uso de determinadas cookies mediante el siguiente servicio: http://youronlinechoices.eu/

En el caso de bloquear o eliminar las cookies no podremos mantener tus preferencias y es posible que algunas características de la página web no estén operativas, o que tengamos que solicitarte de nuevo autorización para su uso.

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

El Evangelio de la liturgia de hoy, primer domingo de Cuaresma, nos lleva al desierto, donde Jesús es conducido por el Espíritu Santo durante cuarenta días para ser tentado por el diablo (cf. Lc 4,1-13).  También Jesús fue tentado por el diablo, y nos acompaña a cada uno de nosotros en nuestras tentaciones. El desierto simboliza la lucha contra las seducciones del mal, para aprender a elegir la verdadera libertad. De hecho, Jesús vive la experiencia del desierto justo antes de comenzar su misión pública. Es precisamente a través de esa lucha espiritual que afirma con decisión qué tipo de Mesías pretende ser. No un mesías “así”, sino “así”. Diría que esta es propiamente la declaración de identidad mesiánica de Jesús, del camino mesiánico de Jesús. “Yo soy Mesías, pero por este camino”. Miremos entonces las tentaciones contra las que lucha.

El diablo se dirige a él dos veces diciendo: «Si eres el Hijo de Dios...» (vv. 3.9). Es decir, le propone sacar provecho de su posición: primero, para satisfacer las necesidades materiales que siente (cf. v. 3), el hambre; luego, para aumentar su poder (cf. vv. 6-7); finalmente, para obtener una señal prodigiosa de Dios (cf. vv. 9-11). Tres tentaciones. Es como si dijera: "Si eres el Hijo de Dios, saca provecho". Cuántas veces nos sucede esto a nosotros: “Estás en esa posición, ¡aprovéchate! No pierdas la oportunidad, la ocasión”, es decir, "piensa en tu propio beneficio". Es una propuesta seductora, pero conduce a la esclavitud del corazón: nos obsesiona con el ansia de tener, lo reduce todo a la posesión de cosas, de poder y de fama. Este es el núcleo de las tentaciones. Es "el veneno de las pasiones" en el que se arraiga el mal. Miremos en nuestro interior y veremos que siempre nuestras tentaciones tienen este modelo, siempre este modo de actuar.

Pero Jesús se opone victoriosamente a la atracción del mal. ¿Cómo lo hace? Respondiendo a las tentaciones con la Palabra de Dios, que dice que no hay que aprovecharse, que no hay que utilizar a Dios, a los demás y las cosas para uno mismo, que no hay que aprovecharse de la propia posición para adquirir privilegios. Porque la verdadera felicidad y la libertad no están en el poseer, sino en el compartir; no en aprovecharse de los demás, sino en amarlos; no en la obsesión por el poder, sino en la alegría del servicio.

Hermanos y hermanas, estas tentaciones también nos acompañan a nosotros en el camino de la vida. Debemos estar atentos, no nos asustemos —le ocurre a todos— y estar atentos, porque a menudo se presentan bajo una aparente forma de bien. De hecho, el diablo, que es astuto, siempre utiliza el engaño. Quería que Jesús creyera que sus propuestas eran útiles para demostrar que realmente era el Hijo de Dios.

Y quisiera subrayar una cosa. Jesús no dialoga con el diablo. Jesús nunca dialogó con el diablo. O lo expulsaba, cuando sanaba a los endemoniados, o como en este caso, teniendo que responder lo hace con la Palabra de Dios, jamás con su palabra. Hermanos y hermanas, nunca entren en diálogo con el diablo, es más astuto que nosotros. ¡Jamás! Aférrense a la Palabra de Dios como Jesús y, al máximo, respondan siempre con la Palabra de Dios. Y por esta vía no nos equivocaremos.

Y así lo hace con nosotros: el diablo:  a menudo llega "con ojos dulces", "con cara de ángel"; ¡incluso sabe disfrazarse de motivaciones sagradas, aparentemente religiosas! Si cedemos a sus halagos, acabamos justificando nuestra falsedad enmascarándola con buenas intenciones. Por ejemplo, cuántas veces hemos escuchado esto: “He hecho cosas extrañas, pero he ayudado a los pobres”; “me he aprovechado de mi rol —de político, de gobernante, de sacerdote, de obispo—, pero también para hacer el bien”; “he cedido a mis instintos, pero al final no le he hecho daño a nadie”, estas justificaciones y cosas por el estilo, una detrás de otra. Por favor, ¡no hay que hacer tratativas con el mal! ¡Con el diablo, nada de diálogo! Con la tentación no se debe dialogar, no debemos caer en ese adormecimiento de la conciencia que nos hace decir: “Pero en el fondo, no es grave, ¡todos lo hacen así!”. Fijémonos en Jesús, que no busca acomodarse, no pacta con el mal. Se opone al diablo con la Palabra de Dios, que es más fuerte que el diablo, y así vence las tentaciones.

Que este tiempo de Cuaresma sea también para nosotros un tiempo de desierto. Dediquemos un espacio al silencio y a la oración —un poquito, nos hará bien—, en estos espacios detengámonos y miremos lo que se agita en nuestro corazón, nuestra verdad interior, aquella que sabemos que no puede ser justificada. Hagamos claridad interior, poniéndonos ante la Palabra de Dios en la oración, para que tenga lugar en nosotros una lucha beneficiosa contra el mal que nos hace esclavos, una lucha por la libertad.

Pidamos a la Virgen Santa que nos acompañe en el desierto cuaresmal y nos ayude en nuestro camino de conversión.


Después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas:

En Ucrania corren ríos de sangre y de lágrimas. No se trata solo de una operación militar, sino de guerra, que siembra muerte, destrucción y miseria. El número de víctimas aumenta, al igual que las personas que huyen, especialmente las madres y los niños. En ese país atormentado crece dramáticamente a cada hora la necesidad de ayuda humanitaria.

Hago un llamamiento apremiante para que se aseguren realmente los corredores humanitarios y se garantice y facilite el acceso de la ayuda a las zonas asediadas, con el fin de proporcionar un alivio vital a nuestros hermanos y hermanas oprimidos por las bombas y el miedo.

Agradezco a todos los que acogen a los prófugos. Por encima de todo, imploro que cesen los ataques armados, para que prevalezcan las negociaciones —y prevalezca el sentido común— y para que se vuelva a respetar el derecho internacional.

Y también quiero dar las gracias a los periodistas que, para garantizar la información, arriesgan sus propias vidas. Gracias, hermanos y hermanas, por este servicio. Un servicio que nos permite estar cerca del drama de esa población y nos permite evaluar la crueldad de una guerra. Gracias, hermanos y hermanas.

Recemos juntos por Ucrania: tenemos sus banderas frente a nosotros. Recemos juntos, como hermanos, a Nuestra Señora, Reina de Ucrania. Ave María...

La Santa Sede está dispuesta a todo, a ponerse al servicio de esta paz. En estos días, dos cardenales han partido a Ucrania, para servir a la gente, para ayudar. El Cardenal Krajewski, Limosnero, para llevar ayuda a los necesitados, y el Cardenal Czerny, Prefecto ad interim del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. La presencia de los dos cardenales allí es la presencia no solo del Papa, sino de todo el pueblo cristiano que quiere acercarse y decir: "¡La guerra es una locura! ¡Deténganse, por favor! ¡Miren qué crueldad!".

Los saludo a todos, romanos y peregrinos venidos de Italia y de diferentes países. En particular, saludo a los fieles de Concord, California, a los de varias ciudades de Polonia y a los de Córdoba y Sobradiel en España. Saludo a la comunidad del Seminario Francés de Roma con sus familias; a los fieles de Vedano al Lambro; a los jóvenes de Saronno, Cesano Maderno, Baggio y Valceresio, de la diócesis de Milán, y a los de Papiano y Cerqueto, de la diócesis de Perugia. Saludo a los donantes voluntarios de la policía estatal italiana, así como a los participantes en la peregrinación en recuerdo de mi visita a Irak, que tuvo lugar hace justo un año.

Esta tarde, junto con los colaboradores de la Curia Romana, comenzaremos los Ejercicios Espirituales. Llevamos en nuestras oraciones todas las necesidades de la Iglesia y de la familia humana. Y también ustedes, por favor, oren por nosotros.

Les deseo a todos un buen domingo y un fecundo camino de Cuaresma. Un buen almuerzo y hasta pronto.

[Multimedia]

 

Mensaje de Cuaresma emitido en TRECE

Monseñor Juan Aznárez Cobo, Arzobispo Castrense de España, da un mensaje para este tiempo de Cuaresma. Juan Antonio, es Licenciado en Filosofia y Letras y Licenciado en Ciencias Bíblicas por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma. 

En el mensaje nos cita un texto de la Biblia muy conocido por todos, en el cual nos da las pistas para vivir intensamente y con fruto este tiempo tan importante.

 

Cuaresma 8 de marzo de 2022

¿Cómo hablas con tu padre, con tu madre?
¿Con palabras sencillas, que brotan del corazón?
Para hablar con Dios, no necesitas nada más que eso. ¡Pruébalo!  

Página 17 de 188

Más Noticias

Roma

Capellanes Santos y Ejemplares

 CALENDARIO PASTORAL 2021-2022

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
3
4
5
6
7
8
9
10
11
Fecha : Martes, 11 de Octubre de 2022
12
Fecha : Miércoles, 12 de Octubre de 2022
13
14
15
16
17
18
19
20
22
23
24
25
Fecha : Martes, 25 de Octubre de 2022
26
27
28
29
30
31

Cabecera DOMUND copia

Cartel Fondo de contingencia Covid 19 4 b

Acceso

Bienvenidos

Interes

  • 1

Noticias del Papa Francisco

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
Volver
facebook_page_plugin