free joomla extensions

        

 900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

Con Nuestra Guardia Civil, con Nuestros Militares

Alberto Gatón Lasheras, Capellán cs Comandante. Cruz del Mérito de la Guardia Civil.
Artículo publicado en “El Diario Montañés” el 24 de mayo del 2021.

Esta columna es un homenaje a la Guardia Civil en Cantabria y España. Como otras ocasiones he escrito en “El Diario Montañés” y en “ABC”, sin la Benemérita no existiría nuestra España libre y democrática. Creada por el Duque de Ahumada el año mil ochocientos cuarenta y cuatro con el ideal “Todo por la Patria”, a esta noble institución se le debe gratitud y respeto. Porque son los cumplidores leales de su lema “el Honor es mi Divisa” que, según explica el artículo primero del Reglamento para el Servicio, “debe conservarse sin mancha, porque una vez perdido no se recobra jamás”. Honor en cuerpo y alma de la Guardia Civil, consagrada intachable a la seguridad de vidas y haciendas del pueblo español, más allá de cualquier condición social, política, religiosa o personal.

La primera vez que admiré la labor de nuestros guardias civiles fue después de escalar con una amiga el Naranjo de Bulnes. Yo tenía diecisiete años, pero todavía recuerdo, cenando en el refugio de Urriellu y antes de volver al vivac bajo las estrellas, las provocaciones de tres proetarras a cuatro guardias civiles de la unidad de montaña de Potes allí presentes, hasta que los militares marcharon a sus tiendas. Al día siguiente los proterroristas se metieron en la Oeste, cambió el tiempo, la lluvia se hizo nieve, y quedaron pillados en la vía. Desde la base les escuchábamos pedir socorro aislados en su punto de reunión, de muy complicado acceso por la tormenta y por la helada roca. Y los guardias civiles, a pesar de las peligrosas condiciones montañeras y climatológicas, sin dudar respondieron a la demanda de auxilio de quienes los ofendieron la noche anterior, se hundieron en la nortada que azotaba las cimas calizas, los rescataron por los Tiros de la Torca y los devolvieron al refugio. ¿Gratitud?: han pasado muchos años, pero nunca olvidaré las miradas de odio de aquellos proasesinos etarras a la espalda de sus salvadores guardias civiles cuando éstos regresaban a Cabaña Verónica y Fuente Dé.

Esta historia ilustra cómo la Benemérita ayuda a los españoles en toda catástrofe natural, material o tecnológica sin acepción de personas o circunstancias. Testimonio honorable por desgracia repetido en otras ocasiones, como el asesinato por un etarra al guardia civil que lo salvó de morir ahogado cuando el terrorista era niño. Como en otros lamentables casos, el cumplimiento del deber hasta arriesgar la vida hasta por quienes desean su muerte demuestra la categoría moral y espiritual de nuestros guardias civiles, que sobrepasa los criterios profesionales y sociales adentrándose en la sublimación de quien se dona a España y los españoles haciendo de su trabajo no un empleo sino una vocación de servicio absoluto a nuestro Pueblo. Entrega castrense que exige la gratitud y el respeto de la sociedad porque al cumplir nuestro lema militar “a la Patria, hasta la vida” todo español sabe que en la Guardia Civil tiene su amparo y defensa.

Un ideal, sinónimo del “Todo por la Patria”, para el que los guardias civiles se forjan militarmente con el mejor nivel en sus academias y colegios. Su preparación física y rigor intelectual, austero régimen de vida, integridad ética y valores espirituales hacen de nuestra Benemérita no sólo un modelo de protección social sino, también, de operatividad militar nacional e internacional donde ondee nuestra Bandera.

Nuestra sociedad española dejaría de existir sin sus Ejércitos y Guardia Civil. Son los custodios de la seguridad interna y externa del estado democrático, porque sin éstas no hay justicia, libertad, igualdad ni progreso. Seguridad interna contra el terrorismo etarra e islámico, asesinos, violadores, mafias de personas, drogas o armas, o cualquier infractor de la ley. Seguridad interna en el respeto al ordenamiento constitucional, bien común y unidad territorial. Seguridad externa frente a conflictos, invasiones y guerras. Seguridad interna en la vigilancia de carreteras, sistema cibernético, costas, ríos, bosques, montañas, fronteras, urbes. Y, experiencias vividas con mis vecinos de Lamasón, seguridad interna en la asistencia de ancianos, enfermos, pobres, heridos, en una riada, tempestad o incendio, buscando a un vecino que no vuelve de segar la hierba o a un niño perdido al apacentar el ganado. Guardia Civil en Lamasón, en Cantabria, en España, noche y día centinelas de la paz siempre en socorro y defensa de nuestras vidas, familias y haciendas.

Por último, nuestra Benemérita es militar, jurídica y policialmente una de las mejores instituciones armadas del orbe en la persecución del crimen, la corrupción, el terrorismo o cualquier delito. El pueblo español es afortunado por su presencia y ayuda, hasta cuando los auxiliados no lo merecen. Sea este artículo homenaje de gratitud y admiración a nuestra Guardia Civil, cumplidores con honor de la divisa “Todo por la Patria”.

 

Roma

Capellanes Santos y Ejemplares

Homilias

Causa Padre Huidobro

Estampita Padre Huidobro

Volver