900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

Celebración de San Juan de Ávila patrono del Clero Secular de España en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas

El Arzobispo Castrense de España, Monseñor don Juan Antonio Aznárez, presidió esta mañana, en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas, la Eucaristía con motivo de la fiesta de san Juan de Ávila, patrón del clero secular español.

La ceremonia ha contado con la participación del vicario general del Arzobispado castrense don Carlos Jesús Montes, los vicarios episcopales de los Ejércitos, la Armada, la Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía y una amplia representación de capellanes pertenecientes al Presbiterio castrense.

En esta celebración el Arzobispo ha felicitado por el ministerio pastoral a los capellanes castrenses que cumplen 25 y 50 años de sacerdocio:

25 años:

Comandante capellán del SARFAS D. Ildefonso Valcárcel Carbonell.

Comandante capellán del SARFAS D. José Carrasco Pina.

Capitán capellán del SARFAS D. Serafín Campoy Reinaldos.

Sacerdote colaborador D. Juan José Infantes Barroso.

50 años:

Coronel capellán del E.T. (Ret.) D. Juan Fraile López.

Vicario de Primera del E.A. (Ret.) D. José Manuel Granda García.

Teniente coronel capellán del SARFAS (Jub.) D. Serapio Estrada Turienzo

SAN JUAN DE ÁVILA

San Juan de Ávila, nació en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) el 6 de enero de 1500 y falleció en Montilla (Córdoba) el 10 de mayo de 1569.

Se crio en un ambiente muy familiar y cristiano.

En 1513 fue a estudiar Derecho a la Universidad de Salamanca, de donde regresó a los cuatro años —abandonando, como él mismo dijo, las “negras leyes”— para llevar vida retirada en su casa. Estudió Artes y Teología en la Universidad de Alcalá (1520- 1526), donde tuvo por maestro al dominico Domingo de Soto y trabó íntima amistad con Pedro Guerrero, futuro padre del Concilio de Trento y arzobispo de Granada, y tan afín al espíritu y a los trabajos del maestro Ávila.

Ordenado sacerdote en 1526, vendió su hacienda y se ofreció como misionero para el Nuevo Mundo. No pudo pasar a América y, por consejo del arzobispo de Sevilla, Alonso Manrique, empezó a ejercer su ministerio por el sur de España; de aquí que en adelante le llamaban el “Apóstol de Andalucía”.

En 1531 lo denunciaron, por doctrina sospechosa, a la Inquisición de Sevilla. Los inquisidores decretaron la detención del predicador y los oficiales del Santo Oficio lo llevaron preso a Sevilla. A finales de 1532, Juan de Ávila respondió hábilmente a los cargos que se le hacían. La vida que llevó en la cárcel y la prudencia y ortodoxia con que respondió a dichos cargos convencieron pronto a los inquisidores de que no había razón para condenarlo.

Se encargó de la formación del clero creando dos centros de estudio, explicaba al pueblo la Escritura, y desde Córdoba organizó las célebres misiones de Andalucía.

En san Juan de Ávila se encuentra una síntesis sapiencial de la doctrina de la Iglesia y de toda la labor teológica hasta su época (Escritura, padres de la Iglesia, liturgia, magisterio, autores espirituales...), con una gran apertura al futuro y con unas cualidades de actualidad todavía para nuestra época.

Ya muy enfermo, se retiró a Montilla (Córdoba) hacia el año 1554 y allí permaneció hasta su muerte (1569), viviendo pobremente. Había renunciado a prebendas y obispados (Segovia y Granada), así como al capelo cardenalicio ofrecido por Pablo III.

Pío XII lo proclama patrón del clero español en 1946 y el papá Pablo VI le canonizó el 31 de mayo de 1970. A los pocos días de su canonización, la XII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (5-11 de julio de 1970) acordó solicitar a la Santa Sede la declaración de san Juan de Ávila como doctor de la Iglesia Universal.

  • DSC_0003
  • DSC_0010
  • DSC_0015
  • DSC_0025
  • DSC_0033
  • DSC_0044
  • DSC_0052
  • DSC_0068
Volver