900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

1ª lectura: Eso que veneráis sin conocerlo os lo anuncio yo.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 17, 15.22 - 18,1

En aquellos días, los que conducían a Pablo lo llevaron hasta Atenas, y se volvieron con el encargo
de que Silas y Timoteo se reuniesen con él cuanto antes.

Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo:

- «Atenienses, veo que sois en todo extremadamente religiosos. Porque, paseando y contemplando
vuestros monumentos sagrados, encontré incluso un altar con esta inscripción: “Al Dios desconocido”.

Pues eso que veneráis sin conocerlo, os lo anuncio yo. “El Dios que hizo el mundo y todo lo que
contiene”, siendo como es Señor de cielo y tierra, no habita en templos construidos por manos
humanas, ni lo sirven manos humanas, como si necesitara de alguien, él que a todos da la vida y
el aliento, y todo.

De uno solo creó el género humano para que habitara la tierra entera, determinando fijamente
los tiempos y las fronteras de los lugares que habían de habitar, con el fin de que lo que buscasen
a él, a ver si, al menos a tientas, lo encontraban; aunque no está lejos de ninguno de nosotros,
pues en él vivimos, nos movemos y existimos; así lo dicen incluso algunos de vuestros poetas:

“Somos estirpe suya”.

Por tanto, si somos estirpe de Dios, no debemos pensar que la divinidad se parezca a imágenes de
oro o de plata o de piedra, esculpidas por la destreza y la fantasía de un hombre. Así pues, pasando
por alto aquellos tiempos de ignorancia, Dios anuncia ahora en todas partes a todos los humanos
que se conviertan. Porque tiene señalado un día en que juzgará el universo con justicia, por medio
del hombre a quien él ha designado; y ha dado a todos la garantía de esto, resucitándolo de entre
los muertos». Al oír «resurrección de entre los muertos», unos lo tomaban a broma, otros dijeron:

- «De esto te oiremos hablar en otra ocasión».

Así salió Pablo de en medio de ellos. Algunos se le juntaron y creyeron, entre ellos Dionisio el
areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos más con ellos.

Después de esto, dejó Atenas y se fue a Corinto.

Salmo: Sal 148.

R. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Alabad al Señor en el cielo,
alabad al Señor en lo alto.
Alabadlo, todos sus ángeles;
alabadlo, todos sus ejércitos. R.

Reyes del orbe y todos los pueblos,
príncipes y jueces del mundo,
los jóvenes y también las doncellas,
los ancianos junto con los niños. R.

Alaben el nombre del Señor, el único nombre sublime.
Su majestad sobre el cielo y la tierra. R.

Él acrece el vigor de su pueblo.
Alabanza de todos sus fieles,
de Israel, su pueblo escogido. R.

Aleluya Jn 14, 16

Aleluya, aleluya, aleluya.

Le pediré al Padre que os dé otro Paráclito,
que esté siempre con vosotros. R.

Evangelio: El Espíritu de la verdad os guiará hasta la verdad plena.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 16,12-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga
él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues no hablará por cuenta propia, sino
que hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá
de lo mío y os lo anunciará. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que recibirá y
tomará de lo mío y os lo anunciará».

El Servicio Asistencia Religiosa de las Fuerzas Armadas (SARFAS) ha venido desarrollando, durante los casi 6 meses de misión del contingente “LIBRE HIDALGO” XL, una serie de charlas destinadas a todos los miembros católicos.

Con motivo de la celebración del 200 Aniversario de la Fundación de la Policía Nacional, la Capellanía Castrense de Albacete organizó una Peregrinación a Roma, del 29 de abril al 2 de mayo, en la que participaron agentes y familiares, además de contar con la presencia del Subdelegado del gobierno en Albacete.

1ª lectura: Cree en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 16, 22-34

En aquellos días, la plebe de Filipos se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados ordenaron
que les arrancaran los vestidos y que los azotaran con varas; después de molerlos a palos, los metieron
en la cárcel, encargando al carcelero que los vigilara bien; según la orden recibida, los metió en la
mazmorra y les sujetó los pies en el cepo.

A eso de media noche, Pablo y Silas oraban cantando himnos a Dios. Los otros presos los escuchaban.
De repente, vino un terremoto tan violento que temblaron los cimientos de la cárcel. Al momento se
abrieron todas las puertas, y a todos se les soltaron las cadenas. El carcelero se despertó y, al ver las
puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada para suicidarse, imaginando que los presos se
habían fugado. Pero Pablo lo llamó a gritos, diciendo:

«No te hagas daño alguno, que estamos todos aquí».

El carcelero pidió una lámpara, saltó dentro, y se echó temblando a los pies de Pablo y Silas; los
sacó fuera y les preguntó:

«Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?».

Le contestaron:

«Cree en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia».

Y le explicaron la palabra del Señor, a él y a todos los de su casa.

A aquellas horas de la noche, el carcelero los tomo consigo, les lavó las heridas, y se bautizó en
seguida con todos los suyos; los subió a su casa, les preparó la mesa, y celebraron una fiesta de
familia por haber creído en Dios.

Salmo: Sal 137.

R. Tu derecha me salva, Señor.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón;
porque escuchaste las palabras de mi boca;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario. R.

Daré gracias a tu nombre
por tu misericordia y tu lealtad.
porque tu promesa supera tu fama
Cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma. R.

Tu derecha me salva.
El Señor completará sus favores conmigo:
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos. R.

Aleluya Cf. Jn 16, 7. 13

Aleluya, aleluya, aleluya.

Os enviaré el espíritu de la verdad - dice el Señor -,
él os guiará hasta la verdad plena. R.

Evangelio: Si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 16, 5-11

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Ahora me voy al que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: “¿Adónde vas?” Sino que, por
haberos dicho esto, la tristeza os ha llenado el corazón. Sin embargo, os digo la verdad: os conviene
que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito. En cambio, si me voy, os lo
enviaré. Y cuando venga, dejará convicto al mundo acerca de un pecado, de una justicia y de una
condena. De un pecado, porque no creen en mí; de una justicia, porque me voy al Padre, y no me
veréis; de una condena, porque el príncipe de este mundo está condenado».

1ª lectura: El Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 16,11-15

Nos hicimos a la mar en Tróade y pusimos rumbo hacia Samotracia; al día siguiente salimos para
Neápolis y de allí para Filipos, primera ciudad del distrito de Macedonia y colonia romana. Allí nos
detuvimos unos días.

El sábado salimos de la ciudad y fuimos a un sitio junto al río, donde pensábamos que se había un
lugar de oración; nos sentamos y trabamos conversación con las mujeres que habían acudido. Una
de ellas, que se llamaba Lidia, natural de Tiatira, vendedora de púrpura, que adoraba al verdadero
Dios, estaba escuchando; y el Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo. Se
bautizó con toda su familia y nos invitó:

«Si estáis convencidos de que creo en el Señor, venid a hospedaros en mi casa».

Y nos obligó a aceptar.

Salmo: Sal 149.

R. El Señor ama a su pueblo.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su Creador,
los hijos de Sión por su Rey. R.

Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes. R.

Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas,
con vítores a Dios en la boca;
es un honor para todos sus fieles. R.

Aleluya Jn 15, 26b. 27a

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí - dice el Señor -;
y vosotros daréis testimonio. R.

Evangelio: El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 26 - 16, 4a

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

- «Cuando venga el Paráclito, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede
del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque desde el principio
estáis conmigo.

Os he hablado de esto, para que no os escandalicéis. Os excomulgarán de la sinagoga; más aún,
llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios. Y esto lo harán
porque no han conocido ni al Padre ni a mí.

Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho».

5/5/2024 - Domingo de la 6ª semana de Pascua.

1ª lectura: El don del Espíritu Santo se ha derramado también sobre los gentiles.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 10, 25-26. 34-35. 44-48

Cuando iba a entrar Pedro, Cornelio le salió al encuentro y, postrándose, le quiso rendir homenaje.
Pero Pedro lo levantó, diciéndole:

«Levántate, que soy un hombre como tú».

Pedro tomó la palabra y dijo:

«Ahora comprendo con toda la verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al
que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea».

Todavía estaba hablando Pedro, cuando bajó el Espíritu Santo sobre todos los que escuchaban la
palabra, y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se sorprendieron de que el don
del Espíritu Santo se derramara también sobre los gentiles, porque los oían hablar en lenguas extrañas
y proclamar la grandeza de Dios. Entonces Pedro añadió:

«¿Se puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?».

Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo.

Entonces le rogaron que se quedara unos días con ellos.

Salmo: Sal 97.

R. El Señor revela a las naciones su salvación.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas.
Su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R.

El Señor da a conocer su salvación,
revela a las naciones su justicia.
Se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R.

Los confines de la tierra han contemplado
la salvación de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R.

2ª lectura: Dios es amor.

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 4, 7-10

Queridos hermanos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha
nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Unigénito, para
que vivamos por medio de él.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos
envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados.

Aleluya Cf. Jn 14, 23

Aleluya, aleluya, aleluya.

El que me ama guardará mi palabra - dice el Señor -,
y mi Pare lo amará, y vendremos a él. R


Evangelio: Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 9-17

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.

Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos
de mi Padre y permanezco en su amor.

Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.

Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.

Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos.

Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos,
porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.

No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que
vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca.

De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé.

Esto os mando: que os améis unos a otros».

4/5/2024 - Sábado de la 5ª semana de Pascua.

1ª lectura: Pasa a Macedonia y ayúdanos.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 16, 1-10

En aquellos días, Pablo fue a Derbe y luego a Listra. Había allí un discípulo que se llamaba Timoteo,
hijo de una judía creyente, pero de padre griego. Los hermanos de Listra y de Iconio daban buenos
informes de él. Pablo quiso que fuera con él y, puesto que todos sabían que su padre era griego, por
consideración a los judíos de la región, lo tomó y lo hizo circuncidar.

Al pasar por las ciudades, comunicaban las decisiones de los apóstoles y presbíteros de Jerusalén,
para que las observasen. Las Iglesias se robustecían en la fe y crecían en número de día en día.

Atravesaron Frigia y la región de Galacia, al haberles impedido el Espíritu Santo anunciar la palabra
en Asia. Al llegar cerca de Misia, intentaron entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo consintió.
Entonces dejaron Misia a un lado y bajaron a Tróade. Aquella noche Pablo tuvo una visión: se le
apareció un macedonio, de pie, que le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos».

Apenas tuvo la visión, inmediatamente tratamos de salir para Macedonia, seguros de que Dios nos
llamaba a predicarles el Evangelio.

Salmo: Sal 99.

R. Aclama al Señor, tierra entera.

Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores. R.

Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño. R.

El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades. R.

Aleluya Col 3, 1

Aleluya, aleluya, aleluya.

Si habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba,
donde Cristo está sentado a la derecha del Dios R.

Evangelio: No sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 18-21

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.

Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que
yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia.

Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo”. Si a mí me han perseguido, también a
vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió».

La Pascua del enfermo

«Dar esperanza en la tristeza» es el lema que propone el departamento de Pastoral de la Salud para la Campaña del Enfermo 2024. Una Campaña que la Iglesia en España inicia el 11 de febrero, festividad de la Virgen de Lourdes, con la Jornada del Enfermo a nivel mundial y se cierra el 5 de mayo, con la Pascua del Enfermo.

Tras recibir los nombramientos oportunos para la constitución de la nueva Delegación Episcopal de Patrimonio Cultural por parte del Sr. Arzobispo, en la tarde del lunes 29 de abril se celebró la primera reunión de forma telemática. 

Siguiendo las disposiciones del Concilio Vaticano II, la Delegación de Patrimonio es un organismo del Ordinariato Militar de España para el asesoramiento en materia de arte sacro al que poder consultar en los temas de patrimonio histórico-artístico y documental, que garantice la vigilancia del cuidado y la protección de los objetos sagrados y obras preciosas, dado que son ornato de la casa de Dios.

El pasado 26 de abril del 2024, el Batallón de Helicópteros de Maniobras VI, celebró los actos de conmemoración de su trigésimo octavo aniversario, que comenzaron a las 11 y media con una Santa Misa, celebrada en el salón de actos del Batallón, oficiada por el capellán castrense Marcos J. Albertos, a la que asistió el general de brigada Pablo Muñoz Bermudo, jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), el teniente coronel Luis Alonso Sánchez, jefe del BHELMA VI y oficiales, suboficiales y personal de tropa de la Unidad.

Página 3 de 266
Volver