free joomla extensions

        

 900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

Clausura de la fase diocesana del Proceso de Beatificación y Canonización del Padre Fernando Huidobro

18.oct.‘22.- En la tarde de ayer se celebró en la Iglesia de San Francisco de Borja de Madrid, la solemne sesión de clausura de la fase diocesana del Proceso de Beatificación y Canonización del Siervo de Dios, Don Fernando Huidobro Polanco, sacerdote profeso de la Compañía de Jesús y capellán de la Legión; acto que fue presidido por el cardenal-arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro.

El acto se inició con el rezo de un responso ante la tumba del Padre Huidobro y a continuación, se celebró en el salón Padre Arrupe el acto solemne de clausura, que comenzó con el canto del himno “Veni Creator” para invocar al Espíritu Santo.

En el acto tomó la palabra el arzobispo castrense, Don Juan Antonio Aznárez y en su intervención destacó el testimonio del padre Arrupe, sobre la figura del Siervo de Dios que le mostraba como un capellán para todos, auxiliando sin distinciones ideológicas a los heridos, moribundos y caídos de los dos frentes.

También, el arzobispo castrense destacó que el Padre Jiménez, decía del Padre Huidobro que iba siempre en primera línea con ellos, les daba a besar el crucifijo, les bendecía, les daba la absolución y en ocasiones se había traído en hombros heridos desde el otro frente para confesarlos antes de morir.

Por último, monseñor Aznárez señaló que en sus escritos se descubre una fe admirable, una disponibilidad increíble y un amor apasionado a Cristo, a la Iglesia y a los hermanos y, sobre todo a España.

Por su parte, el Provincial de la Compañía de Jesús en España, el Padre Antonio José España Sánchez, resaltó la formación intelectual del Padre Huidobro, su participación como capellán de la Legión en cuatro batallas decisivas y su valentía y heroísmo como “una persona que vivía con enorme fe estar en tierra de nadie”.

Y señaló que hay que dar gracias a Dios y pedirle que el heroísmo de caridad, nos lleve a reconocer en el Padre Huidobro, las virtudes heroicas y también la santidad.

Una vez finalizadas las intervenciones, monseñor Osoro examinó las actas, el ejemplar con el modelo original del proceso, que quedará en el Archivo de la Archidiócesis, y dos ejemplares correspondientes uno, a la copia escrita del original y otra a la copia pública, que han de ser enviados a Roma a la Congregación para las Causas de los Santos.

Posteriormente, el cardenal Osoro leyó y firmó el Decreto de Clausura del Proceso, ya que El artículo 144 de la Instrucción Sanctorum Mater, preceptúa que el Obispo Diocesano, mediante Decreto, debe declarar que el procedimiento de instrucción se ha clausurado definitivamente.

Seguidamente, monseñor Osoro y los miembros del Tribunal, y de la postuladora del proceso prestaron juramento de haber cumplido fielmente sus respectivas tareas y, de que guardarán el secreto de oficio.

A continuación, se procedió al sellado y lacrado de las cajas con las actas del proceso y los juramentos firmados de la sesión de clausura.

Por último, el cardenal Osoro entregó las cajas cerradas al Portador del Proceso Diocesano, Don Francisco Javier Boada González, capellán castrense.

La sesión solemne finalizó con unas palabras de agradecimiento del cardenal Osoro, por la clausura de este proceso y acto seguido impartió la bendición a todos los presentes.

El acto contó con la asistencia del obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, del jefe de Estado Mayor del Ejército, general de Ejército, Amador Enseñat y Berea, del jefe de la Brigada de la Legión, general de brigada, Melchor Jesús Marín Elvira, y del coronel jefe del Tercio “Duque de Alba” 2º de la Legión, Zacarías Hernández Calvo, entre otros.

 

PADRE HUIDOBRO

El Padre Fernando Huidobro Polanco, S.J. nació el 10 de marzo de 1903 en Santander, en el seno de una familia muy religiosa.

Ingresó en la Compañía de Jesús en el noviciado de Granada el 16 de octubre de 1919, haciendo los votos del noviciado el 21 de octubre de 1921. Fue ordenado presbítero en Valkenburg (Holanda), el 27 de agosto de 1933.

Al estallar la guerra civil en España, se ofreció al P. General para ir a atender a sus compatriotas, especialmente donde estuvieran los más necesitados y fuera más difícil, prefiriendo en principio la zona leal al gobierno constituido.

Al llegar a España en septiembre de 1936, fue enviado como capellán a Talavera (Toledo) en la IV Bandera del Tercio de la Legión, cuyo guion lucía en su anverso el Cristo de Lepanto, precisamente el mismo crucifijo que colgaba del cuello del nuevo páter. Se ganó a los legionarios, yendo con ellos siempre en vanguardia, asistiéndoles en sus últimos momentos, e incluso cayendo gravemente herido en las operaciones sobre la Casa de Campo (Madrid) en noviembre de aquel año.

De regreso al frente, a los pocos días murió instantáneamente el 11 de abril de 1937, a los 34 años de edad, en la Cuesta de las Perdices (Madrid) por las heridas de un obús, mientras atendía a un legionario herido.

En una carta a su hermano jesuita Ignacio, un mes antes de su muerte, le comentó su situación de grave peligro y en ella le escribía: “y si es la muerte, será por amor”.

Disponible youtube, pinchando AQUI

Algunos momentos

  • DSC_0171
  • DSC_0176
  • DSC_0180
  • DSC_0189
  • DSC_0208
  • DSC_0230

 

 

Volver