free joomla extensions

        

 900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

Santa Barbara. Rayo y trueno de Fe valiente y decidida

Aquella Santa del siglo tercero de nuestra era, nacida en Anatolia (actual Turquía) y según la tradición, hija de Dióscoro, noble muy comprometido con la pagana religión de su  pueblo,  supersticioso entregado  a  la  veneración  de  ídolos.  Fue encerrada  por su progenitor,  celoso guardián de la hermosura  arrebatadora de Bárbara,  en una torre con una  ventana  por donde solo  podía ver una  pequeña parte de la naturaleza  creada  por Dios;  queriendo evitar,  de esta forma, posibles contactos,  de la doncella,  con hombre alguno. Pues ya la tenía comprometida con una ventajosa proposición matrimonial, que él,  le había  procurado.  Mandando,  la cautiva,  aprovechando una ausencia larga de su padre,  abrir dos ventanas más en la torre,   para que siendo tres las vistas de la creación, tuviera siempre presente, las tres personas de la Santísima Trinidad.

Ella,  que habiendo conocido el Evangelio,  abrazó, en secreto, la religión de Cristo, con el bautismo, y venerando,  hasta  el  extremo,   a  la  Madre  del  Salvador;   quiso  imitarla  en  todo  y  conservarse  virgen,  para  darse  en  total  entrega  a  Dios y  así figurar  en la corte de la Bienaventurada Virgen María, Reina de las vírgenes.

El  Cuerpo  de  Artilleros,  integrado  en  el  Mariano  Ejercito  Español,  toma  como Patrona,  a  esta  Mártir,  inscrita en el  siglo  VII,  cuando  aparecieron  las  actas  de  su martirio,  siendo  incluida  en  la  colección  “Metafrastes”,   que  la sitúa  en  Heliopolis (Egipto) y  en  los  mártires religiosos  posteriores.  Demostrando así,  que en la Milicia, hasta los patronos de algunos de sus cuerpos integrantes, son marianos fervorosos.

Cuando  Dióscoro conoció  la  conversión  de Barbara,  la llevó a la justicia,  que  la condenó a muerte, ofreciéndose, su propio padre, como verdugo de la ejecución.

Su sepulcro original,  estuvo en Nicomedia,  aunque hay versiones que lo sitúan  en Roma, mientras otras, en Antioquía.

Pudiendo ser, que la muerte de Dióscoro,  producida por el rayo de una tormenta,  a continuación  de  haber sacrificado a su hija,  fuera  motivo  para  relacionar a  la Santa Mártir,  con los fenómenos acústicos naturales  y  en  consecuencia  con los explosivos. Siendo en el año  1500,  cuando fray Sebastián Coll,  cofrade de  “Santa Bárbara de los Artilleros”,  menciona  la  primera  referencia  relacionando  su  patronazgo sobre  este Heroico  Cuerpo,  que  más  tarde se extendió  a  los  Mineros  y  Pirotécnicos,  por su, también continuado, uso de pólvora.

Su iconografía, la representa, con una torre con tres ventanas, en una mano; mientras en la otra, sostiene la palma del martirio.

En España,  se tiene noticia del culto público a la Santa,  desde el siglo XIII,  cuando en la conquista de Alicante,  por D. Alfonso X el Sabio,  el cuatro de diciembre de 1248 se le da al castillo, el nombre de Santa Bárbara, dedicándole una capilla en su interior.

En el tratado sobre la Artillería Española  “La platica manuale de Artiglería”  de Luis Collado de Lebrija, con fecha sevillana de 1606, reconoce, con argumentos, la devoción a su Santa Protectora,  en dos capítulos que tratan  “De la Compañía  y Congregación de los Artilleros bajo la Advocación de la Gloriosa Santa Bárbara”.

Estos soldados, aprobados por san Juan,  precursor de Cristo,  cuando unos militares, le preguntaron ¿Qué hacemos? A lo que El Bautista les contestó: “No hagáis extorsión a nadie, no os aprovechéis con denuncias, sino contentaos con la paga”. Hoy, cuatro de diciembre, festividad de Santa Bárbara, en la española plaza de Melilla, desde 1497 y junto al recuerdo del cañón  “Caminante”,  que desde las alturas,  perfectamente situado,

Victoria Grande,  marcó  los  puntos que delimitaron la posesión del hermoso y  bendito rincón africano que rebosa españolidad por sus cuatro costados, con la presencia militar artillera,  que acompañando al audaz  D. Pedro de Estopiñán y Virués,  ha llegado hasta nuestros días,  en el  Regimiento de Artillería núm. 32 de Melilla.  Harán resonar por el aire, y entre olor a pólvora de salvas cañoneras, las estrofas de la Oración del Artillero:

                                                 No importa, vivo o muerto,
                                                 ser General, Teniente o Cabo,
                                                 Apuntador o Artificiero.
                                                 Solo importa, muy cierto,
                                                 el oficio más bravo,
                                                 de ser solamente
                                                 hijo de Santa Bárbara
                                                 y Artillero.

Y por Islas y Peñones de Soberanía Española, a un paso del continente africano, donde  realizan labores de custodia con entrega esmerada.  Así como por todos los cuarteles y destacamentos, de la amada y gloriosa España, la “Piel de Toro” Roja y Gualda;  donde,  por las solapas de uniformes, se entrelazan bombetas doradas  con  cañones cruzados. Con devoto orgullo, se entonará el “Himno a Santa Bárbara:

                                                 Al morir el valiente Artillero,
                                                 defendiendo, tenaz, el cañón,
                                                 dale ¡Oh Virgen sublime y piadosa!
                                                 Siempre, amparo, consuelo y perdón.
 

                                                                                                José Manuel León Gómez.
                                                                                                 Sevilla.

 

EncabezadoWeb Espanâol3

Volver