900px Escudo de España mazonado.svg    et    armada    escudo ejercito del aire    EscudoGuardiaCivil.svg    National Police Corps of Spain Badge.svg

Cabecera Noticia Arzobispado

 

Noticias del Arzobispado Castrense

El seminario castrense en la JMJ de Cracovia

Ayer partió desde Madrid hacia Cracovia un grupo jóvenes del Arzobispado Castrense que van a participar en la Jornada Mundial de la Juventud cuyos actos centrales estarán presididos por el Santo Padre.

Dentro de este colectivo de peregrinos una parte esencial está formada por los alumnos del Seminario Castrense que viajaran junto a su Rector, D. Serafín Martínez, sacerdote con una amplia experiencia pastoral en unidades militares y actualmente capellán de la Academia Central de la Defensa.

El Rector del Seminario Castrense, D. Serafín Martínez; explica cuáles son los sentimientos que surgen de la participación en esta Jornada Mundial junto a las expectativas espirituales que emanan de un encuentro marcado por la alegría y la fe. 

¿Qué espera usted de la JMJ en el país de Juan Pablo II?

 Las Jornadas Mundiales de la Juventud, concebidas precisamente en la mente de san Juan Pablo II, siempre se constituyen en una ocasión para el encuentro y la manifestación festiva de la fe. No son un festival de jóvenes que se reúnen a pasárselo bien, sino que se configuran como una única gran jornada donde se crea un entorno para la oración y la catequesis, con culmen en la Eucaristía dominical, una multitud pastoreada por el Santo Padre sale al encuentro con Jesucristo manifestando al mundo entero aquello que clamo el Papa Polaco en el encuentro con los jóvenes en la base aérea de Cuatro Vientos en el año 2003: "Se puede ser moderno y profundamente fiel a Jesucristo". Por eso espero de nuevo ese encuentro, que se produce a diario en nuestras vidas, pero que en un ámbito tan propicio puede suponer un revulsivo y un impulso para la fe de nuestros jóvenes además de un testimonio de la alegría del Resucitado ante el mundo.

El seminario castrense tiene como titular al Papa “venido de lejos”, hoy san Juan Pablo II. ¿Qué le pide usted al titular de su seminario para los seminaristas castrenses?

     Si algo caracterizó a san Juan Pablo II fue su infatigable celo apostólico y preocupación por las almas. Celo arraigado en una espiritualidad con una confianza plena en la Gracia y una vocación profundamente mariana. Por eso de cara a la formación de nuestro futuros capellanes, solo puedo pedir al que ostenta el patrocinio de nuestro seminario que interceda para que nuestros seminaristas se formen como pastores abnegados con un inmenso celo apostólico y una disposición al servicio que tenga como referente a nuestro Señor Jesucristo, Siervo entre los Siervos. Que con el ejemplo de san Juan Pablo II sientan un profundo amor a la Madre de nuestro Señor que les impulse a ponerse como ella plenamente al servicio del plan de Dios.

A pesar de su juventud, sobre sus espaldas tiene una larga experiencia en la pastoral castrense en el MOE (Mando de Operaciones Especiales), Roma, Nápoles y ahora en Escuela Central de la Defensa. ¿Para los jóvenes militares católicos que debería significar este encuentro con el Papa Francisco en Cracovia?.

Creo que puede ser una ocasión magnifica para encontrarse con Dios en la oración, en la catequesis, en la Eucaristía y en la convivencia fraterna de estos días.

Como ya se ha demostrado a lo largo de los anteriores encuentros de la JMJ. Ellos, los jóvenes, son un don para la Iglesia y para el mundo porque expresan la alegría de Dios y el amor entre los hombres.

De ahí que a lo largo de estas décadas, las diversas Jornadas Mundiales de la Juventud, han reflejado un rostro joven de la Iglesia y han dado frutos pastorales que se demuestra en los jóvenes que han entrado en seminarios y seminarios. Y en aquellos otros que han tomado el sendero de la creación de familias cristianas.

En todas las JMJ siempre ha habido representación de jóvenes militares que luego en sus destinos han sido semilla de esperanza y paz. 

Volver